viernes, 9 de noviembre de 2012

Café Tacuba evolución musical



“El objeto antes llamado disco” es la primera producción de la banda mexicana Café Tacuba después de un receso de 5 años. El disco mantiene el mestizaje musical característico de la banda, combinando la música popular mexicana y el rock. La fuerza lírica de esta producción recae en los elementos que tomaron de los indígenas mexicanos, andinos y celtas. En esta ocasión, volvieron a trabajar con el productor Gustavo Santaolalla, ganador de dos premios Óscar por las bandas sonoras de las películas Brokeback Mountain y Babel. El disco se grabó en vivo con los fanáticos de la banda en distintas ciudades.

 El objeto antes llamado disco” El álbum abre con “Pájaros”, un tema rítmico donde se conjuntan voces agudas, pero de mensaje místico: “La tierra que me vio nacer /el cielo me hará perecer /tus manos me hicieron crecer /mis hijos me harán renacer”. Le sigue “Andamios”, otra canción sobre el misticismo de la existencia, con la voz conocida de Albarrán: “Muéstrame aquellos bocetos /el blueprint de la creación /que está todo conectado”.

Y después otro track de similar factura, el primer sencillo lanzado del álbum, “De Este Lado del Camino”, una canción que muy bien resume el espíritu del material: es la llegada a ese destino interior. “He esperado tanto tiempo /tanto, tanto que /ahora que he llegado a mí /sólo quiero decir que sí... /Me amo”. “Espuma”, en la voz de Joselo, es uno de los mejores ejemplos de la fusión de ritmos, mientras que la letra continúa con el mensaje de encuentro. “Si me buscas /me podrás mirar /en el polvo de aquellas estrellas /que están por estallar… /Pero si busco, estás”. Da paso a una de las piezas más rítmicas del álbum, “Olita del Altamar”, quizá la única que por momentos recuerda a lo más conocido de Café Tacvba.

Un tema que podría convertirse en la siguiente rola que invite al “slam” en los conciertos de la banda. “Aprovéchate”, interpretada por Meme (y escrita por Joselo), es la única canción dedicada al amor de pareja y sin duda volverá locas a varias —o tal vez a todas las fanáticas—, pues dice justamente lo que cualquier mujer quisiera escuchar: “Aprovéchate de mí /de que estoy enamorado. /Aprovéchate que al fin /te encontraste con un hombre así”.

 El séptimo tema es una de las mejores piezas del disco, “Los Zopilotes”, una metáfora libre que bien podría traducirse en una alegoría sobre la inquietud de algunas personas que buscan respuestas a lo desconocido; o bien podría significar un homenaje a las “Crónicas Marcianas” de Ray Bradbury, en donde los zopilotes se sorprenden con la “carroña” de seres que “no parecen ser humanos”, que derraman “sangre de otro color”. “Un zopilote picoteando está /carne que tiene un sabor especial /el zopilote comienza a pensar: /allá en las estrellas ¿que más habrá?”. “Yo Busco”, ya mencionada, critica la pretensión y la arrogancia de quienes creer tener “la verdad absoluta”. “No soy nadie para decirte que estás mal. /Al contrario, también yo busco la verdad”.

 Y casi para terminar, un tema que en pocas palabras representa un “te lo dije”. Una canción de ritmo intenso que dolerá a muchos y cuestionará a otros: “Tan Mal”. “No me digas que acabaron tan mal /no me digas que se puso tan denso /ya te había pasado y a veces pienso /que disfrutas cuando ves el final”. El álbum cierra con otra de sus maravillosas piezas: “Volcán”, una poesía melancólica dedicada a la madre tierra. “Mira tus huesos rotos y tu belleza desfallecer/ mira que sin querer yo te he lastimado queriéndote… /Y con mi canto, yo tejo este manto /que te vengo a ofrecer /que va adornado con jades de llanto /tanto te he hecho padecer”.

 Al terminar de escuchar “El Objeto Antes Llamado Disco”, la sensación que perdura es la de “diez temas no son suficientes”. Por supuesto, ahora que Café Tacvba ha llegado a un destino, otros caminos se abrirán en su horizonte, así que sólo nos queda esperar para conocer las nuevas preguntas en sus próximos discos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada